Gel hidroalcohólico: limpieza e higiene sin agua

El gel hidroalcohólico se ha convertido en un imprescindible más para llevar en el bolso como pueda ser el móvil, la cartera y las llaves. La nueva realidad que estamos viviendo nos ha descubierto este producto que estaba en el mercado desde hace muchos años, pero que es ahora cuándo se ha extendido a un nivel doméstico.

Claro está que una de las principales armas para luchar contra el virus es la higiene. Como a veces es difícil lavarte las manos fuera de casa, el gel hidroalcohólico se ha convertido en un fiel aliado contra los virus.

Pero vayamos por partes,

¿Qué es un gel hidroalcohólico?

Un gel hidroalcohólico es un producto desinfectante que se emplea como alternativa al agua y jabón para lavarse las manos. Está compuesto principalmente por alcohol etílico e isopropílico (entre el 60% y 95%) aunque también puede estar formulado con otros excipientes.

Como el alcohol puede ser agresivo y resecar mucho la piel se le añaden excipientes como pantenol, propilenglicol o glicerina. También hay geles hidroalcohólicos de una gama superior, enriquecidos con aloe vera, que hacen que tus manos no se resientan con su uso habitual.

¿Qué debe cumplir un gel hidroalcohólico?

Antes de comprar cualquier gel debemos considerar algunos aspectos clave a tener en cuenta:

  • Para que un gel sea desinfectante debe tener un porcentaje de alcohol de entre el 70% y el 90%. Por debajo del 70% de alcohol no tiene efecto desinfectante y por encima del 90% se evapora con más facilidad y no penetra en el virus.
  • Como el alcohol resaca las manos sería adecuado adquirir un gel enriquecido con componentes que también hidraten tus manos.

Y por último, ¿Cómo aplicar el gel hidroalcohólico?

  1. Aplica en la palma de la mano una cantidad de producto suficiente para que llegue a todas las zonas de tus manos.
  2. Frota las palmas de la mano entre sí para extender el gel, entre 20 y 30 segundos, como si estuvieras lavándote las manos con agua y jabón. Frota bien las manos sin olvidar ninguna zona.
  3. Espera a que el gel se seque, es decir, que la piel lo haya absorbido completamente.
  4. No prestes tu gel, es decir, puedes compartirlo pero echándoselo directamente a la otra persona, sin que toque el frasco y así evitarás que se infecte tu envase.
  5. Úsalo después de tocar superficies susceptibles de estar contaminadas: barandillas, pomos de puertas, cajeros automáticos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realiza tu pedido de hoja fresca

Los campos marcados con "*" son obligatorios